Llamamos plagas (o fauna nociva) a cualquier especie animal que conlleve algún perjuicio para las personas y su entorno, y que además proliferan fácilmente en el lugar donde se establecen, por lo que pueden causar daños tanto a bienes como al medio ambiente.

Según los especialistas en control de plagas, la fauna nociva se cataloga según el tipo de interés médico, veterinario, caseras, de productos almacenados y agrícolas.

Las plagas domésticas son comunes y su propagación puede afectar la salud y bienestar de todos los miembros del hogar, desde los niños hasta las mascotas. La humedad es el factor principal para que aparezcan este tipo de fauna nociva, ya que a los bichos les encanta los rincones húmedos y oscuros.


Otro de los factores que favorecen los problemas de plagas es la disponibilidad de alimento, por lo que nunca debes olvidar limpiar las migajas y cualquier residuo de comida o suciedad, especialmente en la cocina, baño y patios, ya que éstos son los sitios donde las alimañas se alojan con mayor facilidad.

La suciedad y la falta de una limpieza adecuada son ecosistemas ideales para bichos y roedores, por lo que la acumulación de basura, la ventilación insuficiente y no sellar adecuadamente los puntos de entrada con mallas o mosquiteros, facilitan a todo tipo de plagas domésticas como:

Mosquitos – Cucarachas - Hormigas - Ácaros – Gorgojos – Polillas - Pececillos de plata – Garrapatas – Pulgas - Ratas / Ratones.

Además, tu mascota puede ser portador de plagas, sobre todo si no la desinfectas rutinariamente y no tiene su esquema de vacunación al día.

Si tienes más preguntas sobre tipos de plagas y cómo combatirlos de forma eficaz, contacta a los expertos de Fumigaciones Apoyos Integradores, y con gusto te apoyaremos.